Archivo de la categoría: Desarrollo

Matronatación

 

240_F_84972367_7aFi6pkbVX5sLBK9IzuiVZYHZhCFClgA

Cuando hablamos de matronatación para bebés, nos referimos a la capacidad para sostenerse o flotar en el agua el tiempo suficiente, no es un método para aprender a nadar, sino un medio de aumentar el apego y potenciar los vínculos emocionales entre padres e hijos, además se debe hacer como parte de la rutina diaria de la familia, ya que no hay nada más placentero para el bebé cuando su madre o su padre le sonríe, lo abraza, le hace un masaje o se mete con él en el agua para jugar, además es un método útil y divertido para estimular su desarrollo psicomotor. Sigue leyendo Matronatación

Juegos de Falda

Dibujo5

Los juegos de falda son juegos que hemos crecido oyendo a nuestros padres o abuelos cantar cuando éramos pequeños. Estos juegos o canciones entretienen al bebe desde el primer o el segundo mes, aunque probablemente el pequeño no interactuará hasta cumplidos los tres meses. Además de reforzar el vínculo con los padres, los juegos de falda cumplen una importante función en el desarrollo psicomotor del bebé. Sigue leyendo Juegos de Falda

Tareas para el verano

Acaban ya las clases, empieza las vacaciones donde los más pequeños se lo pasaran bien, mientas juegan y descansan del largo curso escolar. Con las experiencias que les aporta el verano pueden aprender tantas cosas como las que aprenden en el curso escolar, y algunas mucho más importantes. Aprenden sobre amistad, libertad, tolerancia, superación, generosidad… pero Septiembre es otro curso!

Sigue leyendo Tareas para el verano

Cómo Contar Cuentos


240_F_71657824_8m0dOUL5KQmkjDYnSwvFB2LpejvT59i4

Cogemos el cuento. Lo abrimos. Primera página. “Erase una vez…..”. Segunda página. Seguimos leyendo. Un poco más deprisa porque ya es tarde y queremos acabar pronto. “Ya está. Se ha acabado”. Cerramos el cuento y nos disponemos a dar un beso de “buenas noches” a nuestro hijo. Con un mohín en su cara nos dice: “Así no se cuenta”. “¿Cómo que así no se cuenta?”. Pues no. Francamente, deberíamos esmerarnos un poco. ¿Y si envolvemos la narración con algunos recursos expresivos? ¿Por qué no nos sumergimos en la historia y dejamos fascinado a nuestro hijo con las aventuras que le contemos? ¿Sabemos hacerlo? Sigue leyendo Cómo Contar Cuentos